Madrid - violenti scontri davanti al Ministero dell'industria

Spagna La Marcia negra arriva nella capitale

11 / 7 / 2012

Arrivata a Madrid la Marcha Negra, portata avanti dai minatori e che è durata 20 giorni.

L'arrivo della marcia si è trasformata in una grande occasione di piazza.

Il "Si se puede" dei minatori è diventato un simbolo della necessità, possibilità di opporsi alle misure del governo.

Rassegna stampa 

* Da El Pais

Con la columna de 200 mineros que han protagonizado 20 días de marcha negra al frente, ha arrancado sobre las 11.15, un cuarto de hora después de lo previsto, la manifestación en apoyo de la minería del carbón de la madrileña plaza de Colón con destino a la sede del Ministerio de Industria, en el número 160 de La Castellana, donde los primeros manifestantes han llegado a las doce y media. Al final de la manifestación, a la altura de la plaza de Cuzco, hay un escenario preparado para los discursos de los líderes mineros. El lema Por el futuro del carbón autóctono, la reactivación de las comarcas mineras, por el empleo preside la tarima.

La marcha de los mineros, que están catalizando el descontento de numerosos colectivos sociales afectados por los recortes, va tan lenta que se prolonga a lo largo de varios kilómetros, hasta la plaza de Emilio Castelar. La sede del Ministerio de Industria, Turismo y Energía está completamente blindada, con vallas en todo su perímetro, rodeada de furgones antidisturbios y de agentes desplegados. Además de los petos protectores del pecho, los policías llevan protectores en los antebrazos para evitar los golpes, una protección infrecuente. Está previsto que termine sobre las dos de la tarde, tras los discursos. No se espera que ningún representante del departamento que dirige el ministro José Manuel Soria reciba a los mineros para escuchar sus reivindicaciones. Denuncian el recorte del 60% de las subvenciones para este año, lo que se temen que suponga el cierre de las minas del carbón.

Un detenido por agredir a Barranco

Una persona fue detenida anoche durante la marcha minera tras agredir al senador socialista Juan Barranco cuando este se encontraba en la zona de plaza de España. Barranco fue víctima de insultos y zarandeos, pero no fue necesaria asistencia médica.

Los escoltas del exalcalde de Madrid y exdiputado regional redujeron al agresor, que posteriormente fue trasladado a la sede de la Brigada de Información de la Policía Nacional, donde se le ha tomado declaración.

La protesta, en la que se han congregado miles de personas bajo los lemas Sí a la reactivación de las comarcas mineras y No al cierre de la minería del carbón, ha echado a andar con grandes explosiones de petardos y un fuerte olor a pólvora. Una hora antes, el punto de partida ya se llenaba de gente. UGT y CC OO esperaban reunir a 25.000 personas aunque, a tenor del apoyo recibido ayer, cuando los mineros tardaron cuatro horas más de lo previstoen recorrer de Ciudad Universitaria a Sol por el aluvión de ciudadanos que querían acompañarlos, la previsión se va a quedar corta. De momento no hay una cifra de asistencia. La manifestación, al ser muy amplia la Castellana y muy largo el recorrido, está muy disgregada, lo que dificulta contabilizar a los participantes, que se cuentan por miles.

Los mineros, que lanzan petardazos cada dos minutos y gritan "a por ellos, oe, oe", están divididos en seis filas según su procedencia. Un fuerte cordón de seguridad de los propios manifestantes protege la marcha, que también vigilan un amplio despliegue de antidisturbios y municipales. A pesar de que todo apunta a una asistencia masiva, Delegación del Gobierno mantiene el mismo dispositivo anunciado días atrás. La delegada, Cristina Cifuentes, habló de un dispositivo policial "suficiente y adecuado" para evitar incidentes y garantizar la seguridad ciudadana, sin precisar datos. Hasta ahora, no se ha registrado ningún tipo de incidente relacionado con la protesta. La sede del PP, en la calle Génova, está protegida por 11 furgones policiales, a pesar de que la marcha ni se acerca al lugar.

Está cortado el tráfico desde Alonso Martínez hasta Cuzco, incluidas las aledañas a la Castellana, lo que está provocando importantes atascos. Luis, de León, ha llegado esta mañana en autobús, cuenta: "Venir es lo más digno que he hecho en muchos años. Es una reivindicación justa". José Manuel Martínez, de 12 años, tiene muy claro por qué ha viajado desde Cangas del Narcea hasta Madrid con su padre: "Porque si cierran las minas nos quedamos sin cuartos". "La próxima visita será con dinamita" y "si esto no se apaña, caña, caña, caña", corean un grupo de manifestantes procedentes de Valencia.

Tras los mineros, se puede ver a los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Toxo, así como a los responsables de minería de estos sindicatos y los secretarios generales de los sindicatos en Asturias, Aragón y Castilla y León. También se han sumado a la manifestación los alcaldes de la cuencas mineras asturianas, que han estado encerrados tres días en sus ayuntamientos, mientras que continúan su encierro los trabajadores de las minas de varias comunidades mineras. También hay miembros de los movimientos contra los recortes en Madrid, desde la marea verde de la enseñanza a la negra de los trabajadores del ayuntamiento.

Cuando todavía no se han apagado los ecos de la épica marcha nocturna, los mineros afrontan con esta protesta la última etapa de caminata en defensa de las ayudas del carbón, que arrancó el 22 de junio. A las diez de la mañana salieron para Colón entre aplausos los protagonistas, los 200 mineros, esta vez no a pie sino montados en seis autobuses, que los llevaron a la marcha desde las instalaciones del Complejo Deportivo Zona Sur de la Universidad Complutense, donde durmieron unas horas tras su marcha nocturna a Sol. Los organizadores de la marcha movilizaron 500 autobuses procedentes de las comarcas mineras, que viajaron durante la noche hasta la capital. Los primeros autocares llegaron pasadas las ocho de la mañana a una explanada habilitada para ellos delante del Santiago Bernabéu.

Esta manifestación es el segundo acto masivo de los mineros tras su llegada a la comunidad de Madrid el pasado fin de semana. Ayer por la tarde se unieron en el barrio de Aravaca, en el noroeste de la capital, de las dos columnas de mineros que, durante casi 20 días, han recorrido cerca de 400 kilómetros para expresar su rechazo a los recortes a las ayudas al sector. Tras la unión de las dos columnas, los mineros realizaron la simbólica y emotiva marcha nocturna, ataviados con sus trajes, linternas, cascos y lámparas de trabajo.

Con información de María Hervás, María Troya y Victoria Torres.

* Da Diagonal

La marcha negra de las comarcas mineras contra los recortes del Gobierno en las ayudas al carbón llega a Madrid con todo preparado. El camino de los más de 200 mineros hasta Moncloa, donde se espera un multitudinario recibimiento de la ciudadanía de Madrid para las 22 horas de esta tarde, ha estado acompañado de infraestructuras como un camión nevera, un camión para cocinar y asistencia psicológica, y llega a la capital con una sentencia judicial que invalida el veto de la delegación del Gobierno al paso de la marcha por la autopista A6.

Grupos de activistas no ligados a los sindicatos UGT y CC OO llevan contactando con las marchas desde que éstas se pusieran en camino el 22 de junio. Por ejemplo, para preparar su alojamiento. De hecho, la propuesta partía como uno de los puntos iniciales de contacto de la recién nacida red de apoyo entre centros sociales madrileños, según relata a DIAGONAL un vecino del barrio de Usera que está participando en las iniciativas de apoyo a los mineros. Pero no ha hecho falta: el alojamiento ya ha sido cubierto por la logística de los dos sindicatos.

Tras el recibimiento del martes, que culminará con un acto en la Puerta del Sol, el punto fuerte de la marcha minera será una manifestación el miércoles por la mañana hasta el ministerio de Industria, donde exigirán que se paralicen los recortes de 450 millones de euros en el plan de ayudas al carbón, una rebaja del 63% cuya anticipación a 2012 supuso el inicio del conflicto.

El centro social Patio Maravillas, una ocupación situada en el barrio céntrico de Malasaña, celebrará el mismo miércoles una comida popular con algunos de los grupos contactados, como una agrupación de mujeres de la localidad asturiana de Cangas de Narcea. Se trata de una de las iniciativas de apoyo al margen de la organización oficial de la marcha, al igual que la manifestación del miércoles por la tarde, impulsada por una plataforma de sindicatos alternativos y colectivos sociales madrileños.

Segundo, un miembro del sindicato Corriente Sindical de Izquierdas, destaca a DIAGONAL que la cifra de 500 autobuses fletados hasta Madrid que se está manejando “seguramente se quede corta, hay mucha gente que de todo el Estado que nos está apoyando porque es una lucha que va más allá que los mineros, es aceptar o una derrota o una victoria”, dice en relación a la política de recortes del Gobierno del PP.

Ni Segundo ni ningún miembro de la CSI, un sindicato con presencia en la administración pública y los núcleos industriales asturianos, han podido participar en la marcha debido al férreo control establecido por UGT y CC OO sobre quién podía participar. Pero este sindicalista no quiere hacer sangre: “en estos momentos pesa más la amistad con algunos compañeros que las siglas”. No obstante, es crítico con el hecho de que las dos centrales sólo estén mencionando la caída de las ayudas y no el retroceso de un 40% en la producción previsto por el Gobierno. Sobre las jornadas de Madrid, prevé "una noche larga y mañana un día muy largo también. De puertas para afuera hay que decir que somos de acero, pero la verdad es que nadie somos superhombres".

Bookmark and Share