Ecuador - Gli indigeni si mobilitano contro la Ley de Aguas

Proteste e scontri sotto l'Assemblea Legislativa

6 / 5 / 2010

La dirigencia indígena de Ecuador convocó en la noche del martes a sus bases a salir a las calles en todo el país para rechazar la Ley de Aguas que se debate en la Asamblea Nacional.

Ello ocurrió tras las protestas que protagonizaron en Quito, las cuales incluyeron la toma de las puertas de la Asamblea por varias horas y el posterior desalojo a cargo de la policía, en medio de fuertes enfrentamientos.

El proyecto de Ley de Recursos Hídricos, conocido como Ley de Aguas, debía ser aprobado el martes por el pleno de la cámara legislativa, luego de varios meses de discusión sobre aspectos como la autoridad rectora del uso del agua y los esquemas de redistribución de este recurso.

El texto prevé la instauración de una Autoridad Única del Agua (AUA), liderada por una secretaría nacional designada por el presidente de la nación, para dirigir las políticas hídricas públicas.

No vamos a permitir que las leyes se hagan a las espaldas del pueblo ecuatoriano

Marlon Santi, presidente de la CONAIE

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), la mayor organización indígena del país, ha calificado el documento como privatizador del agua y ha demandado que la AUA sea un consejo desconcentrado en el que las comunidades indígenas y sectores sociales tengan poder de decisión.

El martes, pasado el mediodía, mientras los legisladores se aprestaban a iniciar el debate de aprobación de la Ley de Aguas, cientos de indígenas tomaron los accesos a la Asamblea bajo la consigna de que ningún congresista saldría del recinto si no se atendían sus exigencias.

El debate, sin embargo, no pudo superar las diferencias entre los legisladores en torno de la norma, por lo que alrededor de las 21:00 (hora local) el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, resolvió posponer la aprobación del texto legal para el jueves.

Concluida la sesión, no obstante, asambleístas, empleados públicos y periodistas se vieron imposibilitados de salir del recinto hasta que la policía usó gases lacrimógenos para desalojar a los indígenas, quienes a su vez respondieron con palos y piedras.

Mas protestas

Los indígenas se replegaron a diversos sectores de Quito y anunciaron que las protestas se intensificarán.


Grupos de indígenas tomaron las puertas de la Asamblea Nacional.

El presidente de la CONAIE, Marlon Santi, dijo que su organización, junto con otras agrupaciones indígenas, convocaron a sus comunidades a una movilización nacional.

"No vamos a permitir que las leyes se hagan a espaldas del pueblo ecuatoriano. La ley por la que estamos reclamando no es sólo para los indígenas, sino para todos los ecuatorianos", manifestó Santi.

El dirigente Delfín Tenesaca añadió: "Frente a la violencia que hemos recibido por parte de la Policía Nacional, vamos a radicalizar la movilización".

Por su parte, el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, hizo un llamado al diálogo con los grupos indígenas, a quienes les pidió que por medio de sus asambleístas presenten textos alternativos para que sean debatidos en la sesión del jueves.

Cordero retó a los dirigentes indígenas a que demuestren en qué artículo de la norma se privatiza el agua, tal como lo hiciera hace algunas semanas el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien ha acusado a los líderes indígenas de mentir a sus bases al hablar de una supuesta privatización.

Concentración en Quito

La policía uso gases lacrimógenos.

Grupos indígenas de diversas provincias de la sierra ecuatoriana, como Imbabura, Cotopaxi y Chimborazo, empezaron en la noche del martes a movilizarse hacia Quito con el fin de respaldar las protestas contra de la Ley de Aguas.

Medidas de rechazo a la norma también se desarrollaron el martes en Cuenca, en sur de Ecuador, donde tras el cierre de carreteras y enfrentamientos entre indígenas y policías, diez dirigentes comunitarios fueron detenidos.

Si bien las organizaciones indígenas se han mostrado divididas en los últimos años, las acciones de protesta del martes recordaron la fuerza que las movilizaciones de los grupos indígenas tuvieron durante las caídas de gobiernos como los de Abdalá Bucaram (1997) y Jamil Mahuad (2000).

Bookmark and Share